NEF (Net des études françaises) - Dossiers du NEF

El Proyecto Gutenberg, de 1971 hasta hoy

por Marie Lebert, diciembre de 2007, traducido por Anna Alvarez

Las líneas que siguen están dedicadas a todos los voluntarios del Proyecto Gutenberg en los cinco continentes. Gracias a ellos, más de 20.000 clásicos de la literatura mundial ya están disponibles en la red, en una versión gratuita y de gran calidad, con una previsión de una biblioteca de un millón de libros.


En 1971, Michael Hart creó el Proyecto Gutenberg con el objetivo de difundir gratuitamente bajo forma electrónica las obras literarias que pertenecían al dominio público. Hasta hoy, nadie consiguió obrar con más éxito para poner los clásicos de la literatura mundial a disposición de todos. Ni tampoco crear con tan pocos gastos una red tan inmensa de voluntarios en el mundo entero, sin derroche de competencias y de energía.

¿Cuáles son las raíces del proyecto? En 1971, Michael estudiaba en la Universidad de Illinois, en los Estados Unidos. El laboratorio informático ("Materials Research Lab") de su universidad le asignó 100 millones de dólares de tiempo de ordenador. ¿Qué hacer con eso?

El 4 de julio de 1971, diá de la fiesta nacional, Michael pasó "The United States Declaration of Independence" (la Declaración de Independencia de Estados Unidos, firmada el 4 de julio de 1776) en el teclado de su ordenador. En mayúsculas, pues las letras minúsculas aún no existían. El texto electrónico representaba 5 Ko (kilo-octetos).

El envío de un archivo de 5 Ko a las cien personas que formaban la red de la época hubiera acabado con el sistema, provocando la implosión de la red. Por aquel tiempo la potencia de la banda ancha aún era ínfima. Michael difundió un mensaje que explicaba dónde se almacenaba el texto (aunque sin utilizar ningún hipervínculo, pues habría que esperar unos 20 años más para la web). Poco después, seis personas descargaron este archivo.

Sobre la marcha, Michael decidió dedicar ese crédito de tiempo de 100 millones de dólares a la búsqueda de obras del dominio público que estuvieran disponibles en bibliotecas, y a la digitalización de éstas. Decidió también almacenar los textos electrónicos bajo la forma más sencilla posible, en formato ASCII, para que esos textos pudieran ser leídos sin problema con cualquier ordenador y plataforma. El conjunto de páginas encuadernadas, forma tradicional del libro, se sustituiría por un texto electrónico que se podría desplegar de par en par, con letras capitales para los términos escritos en cursiva, en negrita y los términos subrayados en la versión impresa.

Poco después, Michael definió así la misión del Proyecto Gutenberg: poner a disposición de todos, por vía electrónica, el mayor número posible de obras del dominio público. El Proyecto Gutenberg era inovador por muchos aspectos. Era a la vez la primera página web de información sobre una red que de momento sigue siendo embrionaria, y la primera biblioteca digital. Michael digitalizó los cien primeros libros. Durante años, los detractores de este proyecto consideraron imposible llevarlo a cabo a gran escala.

Al generalizarse el acceso a la red, en los años 1990, el proyecto cobró nueva vida y gozó de una difusión internacional. Mientras proseguía con la digitalización de los libros, Michael empezó a coordinar el trabajo de decenas, y pronto de centenares de voluntarios en varios paises. Las colecciones llegaron a unos 1.000 libros en agosto de 1997, 2.000 libros en mayo de 1999, 3.000 libros en diciembre de 2000, y hasta 4.000 libros en octubre de 2001.

"Nosotros consideramos el texto electrónico como un nuevo medio de comunicación, que no tiene verdadera relación con el papel, explicó Michael en agosto de 1998. La única semejanza es que ambos difundimos las mismas obras, pero en cuanto la gente se haya acostumbrado, yo no veo cómo el papel aún podría competir con el texto electrónico, sobre todo en las escuelas."

Mas de treinta años después de su estreno, el Proyecto Gutenberg funciona a toda marcha. Se alcanzó la cifra simbólica de 5.000 libros en abril de 2002, la de 10.000 libros en octubre de 2003, la de 15.000 libros en enero de 2005 y la de 20.000 libros en deciembre de 2006. Con 400 libros más cada mes, 40 sitios espejos en numerosos paises y varias decenas de millares de descargas al día.

Tanto los libros que fueron digitalizados hace 20 años como los de ahora se digitalizan en modo texto, mediante uso del ASCII original de siete bits, regido por reglas precisas en cuanto al formato. De esta manera los textos pueden ser leídos sin ningún problema con cualquier ordenador, plataforma y programa, incluso si se trata de una PDA o de un aparato de lectura especializado. Después, cada uno queda libre - particulares u organismos - de convertirlos a formatos diferentes, tras comprobar que las obras también hayan pasado al dominio público en el país concernido.

En enero de 2004, el Proyecto Gutenberg se extendió más allá del Atlántico con la creación del Proyecto Gutenberg Europa. A la misión original se añadió un papel de puente entre idomas y culturas diversas. El objetivo era la creación de una biblioteca de un millón de libros, con numerosas secciones nacionales y linguísticas. Pero siguiendo siempre con la misma óptica: la lectura a disposición de todos al menor coste, mediante el uso de textos electrónicos gratuitos, y que se pudieran utilizar y reproducir sin límites. Y luego, la segunda etapa sería la digitalización de la imagen y del sonido, siguiendo una orientación similar.

En diciembre de 2007, el Proyecto Gutenberg cuenta con más de 22.000 libros en una versión electrónica gratuita que cada uno puede descargar en el sitio web <www.gutenberg.org>.


Version FR / ENG Version

Dossiers du NEF / NEF


© 2007 Marie Lebert (texto por) y Anna Alvarez (traducido por)